Hace ya más de una semana que no escribo una letra de la novela y sin embargo no recordaba tener tantas y tan vivas ideas desde hacía mucho tiempo. Mi mente está ágil, fresca; respira con intensidad el aire penetrante de la mañana, cargado con el maravilloso perfume de los días nacientes del verano. Es, sin duda, un buen momento. Es un gran momento. El mundo está espléndido, sólo hay que verlo, sólo hay que observar. Se abre a la vida con vehemencia. Esta tarde me asaltó por casualidad un dato que en otro momento me habría estremecido: hace hoy 20 años del gol de Alfonso a Yugoslavia, pero eso no me ha puesto triste. Más al contrario, he recordado con delectación todo lo que estaba haciendo aquel día, en aquel instante. Ha sido hermoso, no se le puede llamar nostalgia aunque yo, hombre que ama las palabras, no encuentro ninguna para describirlo. Sólo me han faltado los olores, alguien debería con urgencia inventar algo que nos permita recrear los olores de los días que fuimos felices.

Pero estaban las personas. Estaba el lugar. Estaban los colores y las voces de la radio. Estaba todo.

No siento la necesidad de avanzar todavía en una novela que me traslada a un tiempo de fractura: mi cuerpo reclama el agua clara y fría de la alegría sincera.

Recuerdo a Belmonte, los versos que citaba Chaves Nogales en aquel maravilloso, y tan recurrente estos días en mi cabeza, libro que escribió sobre su vida.

Qué suerte es poder tener

un cortijo con parrales

pan, aceite, carne y luz

y una mujer como tú

Estoy escribiendo una novela y tengo un blog. https://cartasdelmediodia.com/

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store